La memoria y el olvido

Hace algunos años ya, cuando yo tenía 12 o 13 años en el colegio nos hicieron un test psicológico en la sala de ordenadores. Se trataba de una clase para tener entretenidos a los pocos alumnos que no cursábamos valenciano. Algo de poca importanca solo para tenernos distraidos sin molestar mientras el resto aprendían un idioma. Las preguntas eran sospechosamente fáciles, del estilo de “de que color es la imagen que estas viendo”, “hacia donde apunta la flecha que ves”, etc… Sin embargo tenia truco. Y es que tras completar una larga serie de estas preguntas venían detras las metapreguntas, es decir, preguntas relativas a las preguntas contestadas, del tipo “¿que has respondido en la pregunta 6?” o “¿Cuantas preguntas habia en el test hasta ahora?”. Curiosamente algunas de estas metapreguntas me fueron muy fáciles de contestar y otras era incapaz. ¿A que se debía?. Personalmente me pareció muy curioso aquel programa informático tan rudimentario y ya por aquellos entonces yo me planteaba el ‘por que’ de todo. Para suerte mía aquel software respondió a mis dudas y fue algo que me pareció tan interesante que unos 15 años después lo sigo recordando (no lo he olvidado por motivos que explicaré a contiuación).

Una vez ternimado el test una pregunta aparecía en pantalla: “¿Te ha sido más facil responder a algunas de las ultimas preguntas que a otras? ¿A que crees que se debe?”. Al presionar el Enter aparecía una breve pero instructiva explicación de las causas del olvido. Aquel era un test de memoria que evidenciaba toda esa teoría.

– Uno recuerda cosas a las que presta atención. A las que no es más dificil.

– Se recuerdan cosas nuevas (de ahi que sea fácil recordar por ejemplo el primer beso pero no nos acordemos al detalle de otros muchos posteriores aunque más recientes).

– Es más sencillo recordar también hechos cuando no se han repetido otros parecidos: en el test habia varias preguntas con respuestas numéricas y era dificil saber que numero habias contestado para cada respuesta, sin embargo sólo había una sobre colores, por lo que se recordaba al momento (aun sé que aquel dia contesté “rojo” a la pregunta en cuestión).

– El tiempo también va atenuando recuerdos en nuestro cerebro y este olvido es mayor cuanto menos pensemos en esos antiguos recuerdos.

– Otro dato interesante es que la memoria a corto plazo es capaz de almacenar sin problemas en un cerebro medio una cadena de 7 numeros aleatorios. De ahi que los numeros de telefono antiguamente (sin prefijo) tuviesen esa longitud. Actualmente para los de movil hay que recurrir a agrupar las cifras de dos en dos o tres en tres.

Pero bueno, no quiero enredarme en los datos teóricos sobre el olvido. El caso es que estaba recordando la muerte de mi gata, de Luna. Hace alrededor de un año. Para mi fue un golpe muy duro. Vi como moria en mis brazos. Como sus ojos se cerraban poco a poco para no abrirse mas. Su respiración iba parando y finalmente su corazón también. Ese dia estaba destrozado. No podía dejar de llorar mientras tenia su cuerpo sin vida en mi habitación. Pasé varios días mal por ello y durante meses recordaba con gran tristeza el momento. Hoy, un año después sigo sintiendo pena al recordarlo pero no es el mismo sentimiento, no es tan intenso. Y me he preguntado el motivo. Es cuando me ha venido a la cabeza todo lo que se sobre el olvido.

Es triste a veces esta sensación. Algo que en un momento dado nos ha marcado tanto, bien sea una muerte, un antiguo amor, etc… Algo que nos ha generado un sentimiento tan fuerte en un momento puntual. Como es capaz de desvanecerse, de difuminarse en nuestra mente y en nuestra parte emocional del cerebro… Con 19 años ya escribí sobre ello a raíz de una ruptura sentimental decia algo asi como “es duro que te toque el olvido, pero mas duro es olvidar que te toca”. Es decir, que olvidar es triste, pero es más triste aún el no recordar que en un momento dado, antes de que el olvido empezase a hacer uso de su goma de borrar hubo un sentimiento realmente fuerte. Y aunque ya no lo sientas igual al menos debes ser capaz de tener una imagen emocional de lo que llegaste a sentir.

Dicen los científicos que el olvido es fundamental para la supervivencia. Que no habríamos llegado a hoy día si nuestros antepasados no hubiesen tenido esta “habilidad”. Si un hecho concreto les hubiese obligado a retener en su cerebro sensaciones tan intensas continuamente. Como los traumas, por ejemplo. En este punto si es importante que exista el olvido, sino nuestra vida, con el paso del tiempo no sería más que un cúmulo de sensaciones traumáticas sin control…

Y para más casualidad hoy ha habido un programa en la radio sobre el Alzheimer. Enfermedad que en determinadas fases hace que sea imposible recuperar recuerdos debido al cúmulo de una serie de proteinas en el interior celular de las neuronas, lo que acaba matándolas hasta llegar al punto de hacer insuficiente la conexión sináptica necesaria para un hecho tan simple como el reconocimiento facial. ¿Que somos sin memoria?. Nada. Una persona que no es capaz de reconocer a su hijo, o que no recuerda como hablar… La memoria es fundamental. Y el olvido tambien, pero sólo en su justa medida. Al fin y al cabo somos máquinas preprogramadas genéticamente y bajo las leyes de la bioquímica. Y esto es algo que no podemos elegir. Somos asi.

Anuncios