Te quiero tal como eres

“Te quiero tal como eres”

Rene_Magritte_Los_amantes

Esta frase tan escuchada, tan bonita, que representa el verdadero amor, aceptar a uno con sus defectos y virtudes…

Pues a mi me suena a conformarse.

Te quiero tal como eres. Te quiero. Tienes muchas mierdas, pero aun así fíjate como soy que te sigo queriendo. Tal como eres. Mi amor es sincero. No intento cambiarte. Me conformo con como eres.

Pues yo no soy mucho de conformarme. No tengo por qué querer a alguien obligatoriamente, tal como es. En el mundo hay 7.500 millones de personas y aumentando. Hay donde elegir a una persona a la que podamos decirle simplemente “te quiero” sin la coletilla “tal como eres”. Porque te diré una cosa, cuando tu estás enamorado de alguien no le quieres “tal como es”, simplemente le quieres, porque el “tal como es” te parece simplemente perfecto y no tienes la más mínima pega. Y no me refiero a que esa persona sea perfecta, porque nadie lo es, pero sí a que para las principales cosas que tu valoras lo es y no hay más que hablar. El resto es conformarse.

Ah, ojo, y otra cosa acerca de esta frasecita. “… tal como eres” es una expresión que nos encasilla y limita como personas. Uno puede cambiar su forma de ser, dejar de ser “tal como uno es” y pasar a ser de otra forma, es recomendable sobre todo si no te gusta algo de ti, para evolucionar como persona, y para que nadie tenga que quererte “tal como eras”. Nadie puede cambiar a nadie, ni debe, otra cosa es, si de verdad quieres a alguien y ambos estáis de acuerdo, ayudar a cambiar a esa persona o dejar que te ayude a cambiar a ti, en aquellas cosas que juntos penséis que uno u otro debe mejorar. Para mí eso es amor, y no el conformarse con la otra persona tal como es. Amor es mejorar juntos y amor es dedicar tu tiempo a ayudar a que ese “tal como es” de tu pareja sea mejor cada día, así como el tuyo. Y una de las principales virtudes que me hacen enamorarme y querer a alguien “sin más” es la capacidad de autocrítica y la disposición al cambio.

Porque los seres humanos no “somos” categóricamente. No nos pongamos etiquetas. Démonos esa oportunidad de ser polifacéticos y de cambiar,  así también esa otra de elegir al mejor ser del mundo para amar, sin conformarnos ni estancarnos.

Agonía

agonia

Quiero desaparecer. Quiero huir. Quiero no ser yo. Quiero hasta morir a veces. Quiero envenenar mi cerebro, pero sin ser consciente del veneno. Quiero entenderme, o lobotomizarme. Quiero anestesia. Quiero no ver, no oir, no oler, no sentir. Quiero paz. Quiero una perfusión. Quiero no respirar. Quiero notar mi sangre brotar por mi epidermis. Quiero no ser causa. Quiero desvanecerme. Quiero que no me quieran pero no puedo no necesitar. Quiero un infarto. Quiero parar. Quiero no querer.

No pienso devolverte la fianza

mujeres-maltratadas2
No pienso devolverte la fianza.
¿Acaso te sorprende?
Incumpliste la cláusula.
Te fuiste. Pero no marchaste sin romper nada, sin causar deterioro.
No eres pues merecedora de obtener lo que esperas como si nada de mí.
No voy a entregártelo. No te daré algo tan valioso, por mucho que creas que te corresponde legítimamente.
No te daré ese placer. No el de escuchar de mis labios lo importante que fuiste y siempre serás para mi.