Chicas

Vas contando las baldosas de color rojo que hay hasta la Facultad, un Martes como hoy. Martes y 13 para mayor precisión. Nunca te habías fijado en el color y la disposición de estas baldosas rojas sobre las blancas, formando ese patrón de figuras que te preguntas quién habrá decidido. 3 años estudiando en esta Universidad y jamás habías interiorizado ese mosaico, y eso que sueles ir mirando al suelo pensando en tus cosas. Pero esta vez es diferente, porque una terrible depresión te lleva hundiendo durante más de tres semanas -aunque aún no sabes identificar un estado depresivo, pero aprenderás-, y ello te hace sensible a estos detalles, en contra de lo que sería habitual con este tipo de patología. Pero nada es habitual en tí. Tú te crees especial. ¿Qué otra forma tiene uno de sobrevivir si no se siente especial? ¿Hay gente que es feliz pensando que es como el resto?

24733_10150127888395541_4711278_n

Pero el problema es cuando te crees excesivamente especial junto con otra persona y llega el inevitable momento del adiós. Todo perece.

El 19 de Noviembre hace unos días que pasó. Tú ya sabes a que 19 de Noviembre me refiero, porque no lo olvidarás jamás. Lo que si olvidarás es el año, aunque podrás calcularlo si echas la vista atrás y piensas un poco, pero esto es irrelevante, pongamos que hablo del año 2001.

¿Cuantos 19 de Noviembre ha habido en tu vida?
¿A cuantas mujeres has considerado únicas y merecedoras de tus lágrimas y desesperación?

No lo sé, quizás una o dos. Pero te diré algo. Mi número es seis.

Recuerdo perfectamente la primera vez que lloré por una chica de verdad. No contaremos las lágrimas junto a la ventana de 1ºA de EGB el primer día de clase en una lluviosa y gris mañana de Septiembre esperando la llegada de un vago recuerdo y un nombre que parecía un espejismo. No. No contaremos eso. La primera vez que derramé lágrimas mientras me notaba el corazón fue en C/ Gumersindo nº 10, 3º. Sentado en una silla de madera y sobre la mesa los apuntes de “Álgebra y teoría de matrices”. A mi derecha y con sólo girar la cabeza el imponente Mar Mediterráneo. Ella se había ido. Había sido la única persona que se había fijado en mí y a mí me había gustado. Fue mi primer beso consentido y deseado, que no el primero en términos absolutos. Y ya se había ido… Tan efímero… Ante mí simplemente un folio en blanco, una foto que tampoco olvidaré nunca (camisa azul celeste y niger nauta, mas ella con su rara nariz). Muchas copias de esa misma foto y el mismo número de sobres. Aquí empezaban tus problemas de simultaneidad (¡maldito Internet!) y tus problemas de dependencia con cualquiera que demuestra que le importas. La descripción de mi situación nadie podría haberla expresado mejor que la propia implicada en una misiva unos días después: “veo que alguien ha perdido el norte por mí”. Esta primera sensación de frustración, aislamiento y malestar continuo no tuvo un mal final, aunque dio paso a más lágrimas, distribuidas como en una partida de ping pong.

Pero, ¿que se aprende del desamor? ¿Que se aprende de llorar ríos? ¿Que se aprende de saber que todo se supera? De saber que nadie es imprescindible. Quizás nada, quizás mucho. ¿Que se aprende cuando superas una depresión? Te conoces más a ti mismo, supongo. Y con el tiempo, quieras o no, la vida te va poniendo en el camino el aprendizaje de las cosas que merecen tus lágrimas y las que no. Aunque he de confesar que, a veces, esa lección se olvida.

Querido yo de ese 19 de Noviembre de… ¿2001? Te podría dar muchos consejos. Decirte quién pasará por tu vida. Y decirte por cuales de esas personas merecerá la pena llorar y por cuales no. De hecho lo tengo aquí escrito. Pero sería inútil y no sería pedagógico.

Si te dicen que tengas cuidado con una piedra puede que lo tengas. Si tropiezas con ella seguro que lo tendrás. Siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s